Espacio ecológico y sustentable.
Hogar

Un hogar más ecológico (y más eficiente)

El concepto tiene un nombre: “casa pasiva“, que se refiere esencialmente a un edificio que es sumamente eficiente, económico, ecológico y confortable.

El concepto surgió en la década de 1980, y ha llegado a influir en los códigos de construcción en todo el mundo. Cada vez más se desarrollan ecotecnologías que ayudan a transformar nuestro hogar.

La casa pasiva se basa en cinco principios:

Aislamiento óptimo

Esto significa que la estructura tiene una capa ininterrumpida de aislamiento desde debajo de los cimientos hasta la parte superior del techo.

Construcción hermética

La casa no tiene fugas de aire que puedan conducir a la pérdida de calor o la acumulación de humedad, lo que puede provocar moho y hongos.

Ventanas y puertas de alta calidad.

Esto parece obvio, pero la advertencia es que las ventanas y puertas están tan bien diseñadas que no permiten la condensación en el interior.

Ventilación controlada

La estructura tiene un sistema de ventilación eco tecnológico que mueve el aire fresco y el aire viciado fuera de la casa, pero también captura y libera el calor del aire para ayudar a regular la temperatura interior.

Sin puente termal

Un puente térmico es cualquier punto en una estructura que permite que el calor o el frío del exterior entren al interior, formando un puente entre la temperatura interior confortable y el exterior.

Los puentes térmicos no solo provocan pérdida de calor o aumentan las demandas de enfriamiento, sino que también crean puntos fríos que pueden atraer la condensación, lo que genera moho y hongos.

Pocos propietarios tienen los medios para incorporar todos estos principios de una sola vez, lo que probablemente significaría construir desde cero. Pero es posible hacer cambios significativos en una casa existente, si no existe la oportunidad de hacerlo toda una vez, existe la posibilidad de hacerlo paso a paso.

También te puede interesar: Beneficios de un espacio ecológico