dile adiós a la salmonella

Si te has contagiado de salmonella es necesario que conozcas cuáles son los mejores tratamientos para combatir la enfermedad.

Una infección por salmonella no es agradable para nadie, pero es necesario ser consciente de cuáles son las mejores opciones de tratamiento. Solo de esta manera se podrá tener una recuperación rápida y exitosa.

Requerir o no tratamiento para una infección de salmonella dependerá de una variedad de factores, incluida la gravedad de la afección, el tiempo que se ha tenido y si se tiene o no señales de deshidratación. Pero, ¿Cuáles son las mejores opciones de tratamiento?

Remedios caseros y estilo de vida

Las infecciones por salmonella pueden causar vómitos y diarrea por lo que es esencial mantener una buena hidratación todo el tiempo.

Si eres adulto puedes ingerir líquidos con caldos, bebidas sin cafeína, zumos de frutas o simplemente (y la forma más importante) bebiendo mucha agua. Incluso puedes chupar hielos durante el día, ya que es la forma más tolerable de poder rehidratarte sin tener que aguantar náuseas.

Si la salmonella la está padeciendo un niño, y experimenta una deshidratación leve o moderna, una solución oral recetado por la pediatra destinada a rehidratar al niño puede ser útil para restaurar los nutrientes y electrolitos perdidos.

Además, si el niño se encuentra mal pero no presenta señales de deshidratación, debe aumentar su ingesta de líquidos en frecuencia.

Cuando pierdes más líquido del que consumes, la deshidratación aparece rápidamente. Las señales de deshidratación pueden variar de una persona a otra y fluctuar con la edad. En adultos hay que tener en cuenta las siguientes señales:

  • Mucha sed
  • Disminución de la micción
  • Color de orina más oscuro de lo normal
  • Mareos
  • Confusión
  • Fatiga

En niños, hay que tener en cuenta las siguientes señales de deshidratación:

  • Boca seca
  • Lengua seca o pegajosa
  • Ausencia de lágrimas
  • Mejillas hundidas
  • Fontanela hundida en caso de los bebés
  • Menos necesidad de orinar
  • Pañales secos por más de tres horas en bebés
  • Letargo
  • Irritabilidad y llantos frecuentes

Si tu hijo parece estar deshidratado tendrás que acudir rápidamente a tu médico para que valore su situación de salud.

Los mejores remedios también vienen de los medicamentos las pastillas de Aliren te ayudan a disminuir algunos síntomas que lleguen a sentir y que no los dejan continuar con sus actividades diarias.

salmonella como prevenirla

Seguir una dieta blanda

Existen algunos alimentos que empeoran los síntomas de la salmonella como la diarrea. Los alimentos que se deben evitar a toda costa son:

  • Bebidas alcohólicas
  • Bebidas con cafeína
  • Productos lácteos
  • Alimentos fritos
  • Alimentos con grasa
  • Bebidas azucaradas
  • Frutas como manzanas, melocotones o peras
  • Comida picante
  • Bebidas con edulcorantes artificiales

Cuando veas que tu estómago comienza a tolerar mejor los alimentos, una dieta blanda es una buena idea.

Esto significa comer arroz blanco, tostadas de pan con un poco de pavo y agua. De esta manera tu estómago no se irrita y podrás reintroducir alimentos poco a poco.

Comer en cantidades pequeñas para ver cómo va tolerando tu estómago los alientos y por supuesto, seguir bebiendo líquidos.

Mantas térmicas

Las mantas térmicas sirven para algunas personas porque ayuda a que los calambres y los dolores que se sienten en la zona abdominal disminuyan.

Quizá no sea cómodo para todos pero si lo pruebas puede que te ayude a sentirte más cómodo aunque tengas malestar general a causa de la salmonella.

Si lo intentas y no te ayuda, deja de usarlo, no te recuperarás más rápidamente empujando algo que te resulte incómodo.

Descanso

Muchas personas se recuperan de la infección por salmonella con una combinación de descanso y mantenimiento de una ingesta adecuada de líquidos. Intenta aligerar tu carga y estrés diario y descansa lo suficiente hasta que desaparezcan los síntomas para que tu cuerpo pueda sanar.

Además, puedes ir a tu médico para explicarle tus síntomas y si es necesario que te recete analgésicos para el dolor (o los puedes comprar tú en los medicamentos de venta libre).

Para que te reduzcan los dolores y disminuir los síntomas. Quizá tu médico también te indique que deberías tomar antidiarreicos y probióticos. Poco a poco te irás encontrando mejor.