Abdomen de chica

Todas las personas experimentan síntomas digestivos ocasionales como malestar estomacal, gases, acidez estomacal, náuseas, estreñimiento o diarrea. Sin embargo, cuando estos síntomas ocurren con frecuencia, pueden causar interrupciones importantes en tu vida.

Afortunadamente, los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden tener un impacto positivo en tu salud intestinal y aquí te decimos cómo mejorar la digestión de manera natural y sencilla: 

 

Come comida de verdad

Chica comiendo ensalada para mejorar la digestión

La dieta occidental típica, rica en carbohidratos refinados, grasas saturadas y aditivos alimentarios, se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar trastornos digestivos.

Se ha sugerido que los aditivos alimentarios, como la glucosa, la sal y otros productos químicos, contribuyen a aumentar la inflamación intestinal, lo que lleva a una afección llamada intestino permeable.

Por lo tanto, comer una dieta basada en alimentos integrales, limitar la ingesta de alimentos procesados y tomar medicamentos con trimebutina ​​puede ser lo mejor para una digestión óptima.

 

Obtén mucha fibra

Es de conocimiento común que la fibra es beneficiosa para mejorar la digestión.

La fibra soluble absorbe agua y ayuda a agregar volumen a las heces. La fibra insoluble actúa como un cepillo de dientes gigante, ayudando a tu tracto digestivo a mantener todo en movimiento.

La fibra soluble se encuentra en el salvado de avena, las legumbres, las nueces y las semillas, mientras que las verduras, los granos integrales y el salvado de trigo son buenas fuentes de fibra insoluble.

Por lo tanto, una dieta alta en fibra promueve los movimientos intestinales regulares y puede protegerte contra muchos trastornos digestivos. Tres tipos comunes de fibra son la fibra soluble e insoluble, así como los probióticos.

 

Agrega grasas saludables a tu dieta

Para mejorar la digestión puedes requerir comer suficiente grasa. La grasa te ayuda a sentirte satisfecho después de una comida y a menudo es necesaria para la absorción adecuada de nutrientes.

Además, los estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 pueden disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 beneficiosos incluyen semillas de lino, semillas de chía, nueces (especialmente nueces), así como pescados grasos como el salmón, la caballa y las sardinas.

 

Mantente hidratado

La baja ingesta de líquidos es una causa común de estreñimiento. Los expertos recomiendan beber de 1.5 a 2 litros de líquidos sin cafeína por día para prevenir el estreñimiento. Sin embargo, es posible que necesites más si vives en un clima cálido o haces ejercicio vigorosamente.

Además del agua, también puedes satisfacer tu ingesta de líquidos con infusiones de hierbas, con los beneficios del té y otras bebidas sin cafeína como el agua de seltzer.

 

Controla tu estrés

El estrés puede causar estragos en tu sistema digestivo. Se ha asociado con úlceras estomacales, diarrea, estreñimiento e IBS.

Las hormonas del estrés afectan directamente tu digestión. Cuando tu cuerpo está en modo de lucha o huida, cree que no tiene tiempo para descansar y digerir. Durante los períodos de estrés, la sangre y la energía se desvían de tu sistema digestivo.

Por lo tanto, incorporar técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda del abdomen, la meditación o el yoga, puede mejorar la digestión y tu mentalidad.

 

Come conscientemente

Es fácil comer mucho y demasiado rápido si no estás prestando atención, lo que puede provocar hinchazón, gases e indigestión.

La alimentación consciente es la práctica de prestar atención a todos los aspectos de tu comida y al proceso de alimentación. Los estudios han demostrado que la atención plena puede reducir los síntomas digestivos en personas con colitis ulcerosa.

Para comer con atención:

  • Comer lentamente
  • Concéntrate en tu comida apagando tu televisor y guardando tu teléfono.
  • Observa cómo se ve tu comida en el plato y cómo huele.
  • Selecciona cada bocado de comida conscientemente.
  • Presta atención a la textura, temperatura y sabor de tu comida.

 

Como pudiste ver, mejorar la digestión empieza con pequeños actos diarios, así que esperamos que pronto puedas cambiar tu estilo de vida y gozar la vida sin estreñimiento o problemas digestivos.