Chica abrigada

El aire frío a menudo es aire seco, y para muchos, especialmente aquellos con enfermedad pulmonar crónica, eso puede significar problemas.

Si eres una persona friolenta, a continuación te damos los mejores tips para cuidar de tu salud:

Toma los medicamentos recetados

Con el clima frío llega la temporada de resfriados y gripe. Toma algunas precauciones comunes para evitar contraer y propagar un resfriado, por ejemplo medicamentos como ambroxol en jarabe o en sus diferentes presentaciones.

Más vale prevenir

Vacúnate contra la gripe. La inmunización es tu mejor protección. Acude a tu centro de salud más cercano para preguntar por las vacunas adecuadas para ti y toda tu familia.

Lava tus manos

Como una buena regla general, elimina los gérmenes frotándote las manos con agua tibia y jabón durante unos 30 segundos, o lo suficiente si te consideras una persona friolenta y cuidadosa.

Abrígate

Chica con bufanda

Ahora parece que la abuela tenía razón después de todo, tener un resfriado puede predisponer a una persona a una infección respiratoria, incluida la neumonía.

Por eso vístete abrigadamente, mantén tu pies secos y tu cabeza cubierta, para que tampoco las alergias no te afecten.

Aunque una chimenea de leña pueda parecer el lugar perfecto para calentarte, los humos de las chimeneas pueden ser muy irritantes para las personas con alergias o enfermedades pulmonares.

Una fuente de calor alternativa y una manta tibia podrían ser la mejor opción para vencer el frío.

Ten en cuenta los siguientes consejos al salir:

• Envuelve holgadamente una bufanda alrededor de tu nariz y boca.
• Monitorea los pronósticos de calidad del aire para mantenerse saludable.
• Si tienes asma o EPOC, lleva siempre contigo medicamentos de alivio rápido.
• Mantén a otros informados sobre tu plan de actividades y tu paradero en caso de emergencia.

Con solo un poco de cuidado y planificación, puedes aumentar tus posibilidades de mantenerte sano y seguro este invierno, sin importar qué tan friolenta seas.