Mamá que aprende a cuidar la piel de su bebé

A diferencia de la piel de los adultos, cuidar la piel de tu bebé no es algo que se podamos tomar a la ligera, porque no tiene las defensas suficientes para hacer frente a las agresiones externas, es por ello que  la piel del recién nacido es extremadamente sensible.

Te compartimos los mejores consejos para cuidar la piel de tu bebé en todo momento:

Protege del sol la piel del bebé

Niño con papás que se preocupan por cuidar la piel de su hijo

La piel de los más pequeños tiene pocos melanocitos que la protejan, por tanto la recomendación es evitar la exposición al sol de los niños antes de los seis meses.

Debes mantener al bebé a la sombra en las horas centrales del día, salir a pasear con capota o sombrilla en el cochecito y si va en brazos o en una carreola, evitar exponerlo directamente al sol.

El cambio de pañal

Para limpiar en cada cambio de pañal al bebé, utiliza toallitas especiales para este momento, o si lo prefieres, agua y un gel lavante o un jabón supergraso. Es fundamental realizar la limpieza desde la zona más limpia a la más sucia, de adelante hacia atrás, para no arrastrar la suciedad.

Utiliza productos específicos

El jabón debe ser uno líquido infantil, hipoalergénico y con pH neutro, que respete el manto ácido cutáneo. También es importante contar con una esponja, preferiblemente que sea natural y una crema dermatológica para bebés. Acuérdate de cambiarla de vez en cuando, tanto para evitar gérmenes como para que siempre esté suavecita.

La ropa, de tejidos naturales

Bebé con ropa de tejidos naturales

Los cuidados básicos también incluyen la ropa que estará en contacto permanente con la piel del bebé. Debes usar siempre tejidos naturales como el algodón, transpirable y elaborado con productos libres de sustancias químicas.

El lavado debe realizarse con detergente suave para la ropa, sin suavizantes ni cloro, ya que pueden quedar productos químicos adheridos a las fibras e irritar la piel del bebé. También debes quitar etiquetas y evitar costuras o pliegues que puedan provocar rozaduras.

La alimentación

Aparte de los factores externos, la alimentación es un factor a considerar a la hora de cuidar de la piel del bebé. Todo lo que coma se reflejará en su piel.

Evita los alimentos que pueden causar alergias e introdúcelos en su dieta de uno en uno y a la edad a la que te marque el pediatra. Actúa con prudencia si debes darle medicinas o tienes que aplicarle alguna pomada o crema nueva, es de los mejores consejos para cuidar a un bebé en casa.

Y en caso de que tu hijo presente alguna alteración en la piel, sea cual sea, díselo siempre a su pediatra.

Esperamos que ahora sepas cómo cuidar la piel de tu bebé con estas sencillas acciones. Si notas de alguna irregularidad, no dudes en consultar con tu médico de confianza.