Suplementos para mantener masa muscular

Aquí te compartimos información sobre como ayudan los suplementos para mantener la masa muscular en los adultos mayores.

La pérdida de masa y fuerza muscular es un hecho común durante el proceso de envejecimiento.

De hecho, se estima que la mayoría de las personas pierden entre un 1 y un 2% de su masa muscular cada año después de los 50 años, y esto se acelera después de los 60 años.

Esta pérdida de masa muscular es aún más pronunciada en los ancianos con diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Mantener masa muscular

También es un problema de salud pública cada vez mayor debido al riesgo de caídas, lesiones y disminución de la calidad de vida.

Por ello, muchos investigadores están buscando diferentes formas de frenar la pérdida de masa muscular que se produce a medida que envejecemos.

Esta investigación ha arrojado luz sobre muchas vitaminas y muchos nutrientes importantes que son fundamentales para ayudar a mantener el tejido muscular a lo largo de nuestra vida.

Estos nutrientes incluyen:

Aminoácidos de cadena ramificada (BCAA)

Los BCAA -leucina, isoleucina y valina- son aminoácidos esenciales (lo que significa que el cuerpo no puede fabricarlos y deben obtenerse a través de la dieta o de suplementos) que tienen un efecto biológico único en el organismo.

En general, los aminoácidos sirven como bloques de construcción para las proteínas y los neurotransmisores en nuestro cuerpo; los BCAA, además, estimulan la vía bioquímica que indica a los músculos que crezcan y también evitan que los músculos se descompongan.

Cuando se combinan con el entrenamiento de resistencia, los BCAA aumentan los niveles de testosterona y disminuyen las hormonas del estrés.

La leucina se considera el más importante de estos aminoácidos, pero todos son importantes.

masa muscular

HMB

También conocido como beta-hidroxi-beta-metilbutirato, el HMB es un nutriente similar a la leucina y actúa de forma similar y única en el organismo.

Los estudios demuestran que el HMB ayuda a reducir la pérdida de músculo causada por las hormonas del estrés, que suelen aumentar a medida que envejecemos.

<<Temas relacionados: Estudio sobre la vitamina D