fiebre de heno que es

La fiebre del heno se produce por una respuesta alérgica a los alérgenos en interiores o al aire libre, como el polen o los ácaros del polvo.

La fiebre del heno, también conocida como rinitis alérgica estacional o polinosis, es una rinoconjuntivitis que se produce por una respuesta alérgica a los alérgenos al aire libre o en interiores como el polen, aunque también los ácaros del polvo o la saliva y las pequeñas manchas de piel que salen en perros, gatos y otros animales con plumas o pelo.

Y es que en estaciones como la primavera, el verano o el otoño, el polen flota en el aire y penetra en las fosas nasales al respirar.

evita la fiebre de heno

Causas

Cuando tienes la fiebre del heno, tu sistema inmunitario identifica una sustancia aérea inocua como nociva, por lo que crea anticuerpos contra esa sustancia.

Así, la siguiente vez que tengas contacto con esa sustancia, los anticuerpos van a enviar una señal al sistema inmunitario para que libere sustancias químicas en el torrente sanguíneo, esto es lo que causa una reacción que provoca los síntomas y signos de la fiebre del heno.

Los síntomas de la fiebre del heno son:

  • Dolor de cabeza, irritabilidad y fatiga
  • Estornudos, que se pueden repetir durante todo el día y que pueden darse en series de 20 o más seguidos
  • Picor de nariz, en ocasiones de forma intensa
  • Secreción nasal acuosa o rinorrea, en ocasiones de forma abundante
  • Sentido del olfato algo debilitado
  • Ojos enrojecidos, que tienden a picar y lagrimear
  • Ojos morados alérgicos, es decir, piel hinchada y de color azul debajo de los ojos
  • Dolor de garganta, oídos taponados y tos

Tratamientos

Según los especialistas, los tratamientos que se suelen dar para poner fin a la fiebre del heno son:

Antihistamínicos: Suelen ser aerosoles nasales, soluciones orales o comprimidos que no necesita de receta médica cómo loratadina de Aurax medicamentos que gracias a sus componentes te ayudar esta molestia.

Corticosteroides nasales: Se considera el tratamiento más efectivo. Son aerosoles nasales y también se pueden conseguir sin receta médica. El uso adecuado que debe hacerse de estos aerosoles para que hagan efecto es usarlos de manera continuada en periodos no muy largos.