cuidado para el cabello

Digamos lo obvio: la caspa es molesta, frustrante e incluso vergonzosa. Y aunque la caspa no necesariamente va y viene, puede empeorar durante los meses de invierno (como si las temperaturas bajo cero no fueran suficientes para hacernos miserables).

Para evitar esta situación tan incómoda, es importante tener una rutina de cuidado para el cabello apropiada, con higiene constante y utilizando los productos adecuados.

Aquí hay algunas razones comunes por las que puedess estar experimentando caspa y cómo remediarlo.

Piel seca

La piel seca es una de las causas más comunes de la caspa. Y desafortunadamente, si esta es la raíz de tu caspa, es posible que veas que empeora en invierno.

Si la piel seca está causando su caspa, es más fácil saberlo, ya que es muy probable que otros lugares de su cuerpo también estén secos.

Y durante los meses fríos, la piel se vuelve más seca, por lo que las personas tienden a notar más caspa en este momento.

Tu mejor remedio es utilizar productos como shampoos, acondicionadores y tratamientos hidratantes en tu rutina de cuidado para el cabello.

Alergias

Desde el pasto hasta los cacahuetes, las personas son alérgicas a una amplia variedad de sustancias.

¿Podría una alergia a tus productos para el cuidado capilar ser la culpable de tus escamas? Definitivamente puede.

Si notas algún tipo de irritación del cuero cabelludo, como picazón o dolor después de usar un determinado producto, podría deberse que eres alérgico.

Deja de usar el producto sospechoso. ¿No estás seguro de qué podría ser exactamente? Intenta usar un método de proceso de eliminación para determinar el culpable.

A tu rutina de cuidado para el cabello le hace falta higiene

Si bien suena antihigiénico, no lavarse con shampoo lo suficiente podría ser la causa de su caspa

Cuando no se lava con shampoo lo suficiente, el aceite se acumula y se acumula en la piel y puede causar caspa.

Antes de que te asustes, esto no significa necesariamente que no te limpies lo suficiente. Podría ser que no utilizas suficiente shampoo, o que el que que tienes no sea lo suficientemente fuerte como para romper la barrera de aceite que está contribuyendo a tu caspa.

Si bien la solución podría ser tan simple como lavarse con shampoo con más frecuencia, es posible que haya que ir un paso más allá. El uso de un shampoo medicado de venta libre varias veces a la semana puede ayudar a prevenir cualquier acumulación.

¿Sientes que alguna de estas situaciones aplica a tu caso? ¡Entonces es hora de poner manos a la obra y mejora tu rutina de cuidado para el cabello!

Pero recuerda: lo mejor siempre es acudir con un dermatólogo profesional que te brinde el diagnóstico y tratamiento adecuado para tener un cabello sano.