Pizza italiana con tomates

Si amas la pizza tanto como nosotros, probablemente te hayas preguntado cuáles son las diferencias entre la pizza italiana y la norteamericana.

Si bien este platillo se creó en Italia, una cosa es segura: esta comida evolucionó y alcanzó el máximo interés en Norteamérica. Así que echemos un vistazo a esta evolución y en qué se diferencian la pizza italiana y la pizza norteamericana.

Pizza italiana con albahaca

Pizza italiana

  • La corteza: corteza muy fina que se asemeja a una galleta.
  • La salsa: aceite de oliva, puré de tomates frescos, ajo y orégano.
  • Las coberturas: una cobertura a la vez o sin coberturas.

Pizza norteamericana

  • La corteza: de fino a muy grueso.
  • La salsa: picante y, a menudo, cocinado a fuego lento en el transcurso de unas pocas horas.
  • Las coberturas: una infinidad de coberturas.

La corteza de la pizza italiana es muy diferente

Hay una gran diferencia entre la pizza italiana y la pizza norteamericana y todo comienza con la corteza. La mayoría de las pizzerías italianas estiran hábilmente la masa hasta el punto en que parece una galleta con salsa de tomate y queso. Es literalmente la versión gourmet de las pizzas.

Es tan delgada y liviana que muchas personas comen una entera por sí mismas. ¡Es enserio! No te sientas culpable si te pasa lo mismo. Además, la pizza siciliana, una versión muy diferente de la pizza tradicional, es completamente diferente. Es gruesa, rectangular y mucho más pesada.

En cambio, la pizza norteamericana, viene en una gran variedad de cortezas. Si no nos crees, aquí te damos unos ejemplos:

  • Al estilo Nueva York.
  • Deep dish de Chicago.
  • Tipo Detroit.
  • New Haven Pizza.

Sin embargo, las pizzas regionales no solo se limitan a su origen. Incluso en lugares que no son conocidos por su pizza, generalmente puedes encontrar una pizzería al estilo Nueva York o dos. Las Deep Dish de Chicago son tan deliciosas como llenadoras.

Estados Unidos, a diferencia de Italia, también tiene una gran cantidad de pizzerías de cadena que tienen sus propios estilos únicos en la corteza.

La deliciosa salsa

Italia ofrece salsa a la que muchos norteamericanos podrían no estar acostumbrados. En lugar de salsa de tomate cocida a fuego lento como la conocemos en Norteamérica, Italia usa aceite de oliva, puré de tomates frescos, ajo y orégano.

Esto le da a tu pizza un sabor herbáceo que los consumidores estadounidenses pueden no encontrar con frecuencia. Por otra parte, los italianos no estarían acostumbrados a las salsas picantes que muchas pizzerías norteamericanas usan en su masa.

Los toppings o cubiertas

Los norteamericanos tienen papilas gustativas tan diversas que las pizzerías deben ofrecer una gran cantidad de aderezos y quesos.

Incluso cuando pides una pizza a domicilio, las versiones que ofrecen las cadenas tienen mucho más queso que la pizza italiana. Esto se debe a que, en Italia, las pizzas enteras a menudo se consumen sobre la marcha.

Por lo tanto, deben ser muy ligeros y digeribles. También es la razón por la que los italianos tienden a no pedir su pizza con un solo ingrediente. De hecho, mezclar ingredientes es parte de la evolución estadounidense.

No hay nada como la pizza italiana en Norteamérica

Ninguna otra región del mundo ofrece tanta variedad como nosotros en Norteamérica. Ya sea que se trate de un especial para los amantes de la carne, o una de puro pimiento para los vegetarianos o algo intermedio, la pizza norteamericana no se parece a ninguna otra pizza del mundo.

Con todo eso dicho, con suerte, pudimos aclarar las diferencias entre la pizza italiana y la pizza norteamericana. Sin embargo, no importa tu preferencia, todos estamos de acuerdo en que este alimento es increíble.