tónico facial

El tónico facial es uno de los pasos fundamentales a la hora de realizar una buena limpieza facial, sin embargo, muchas mujeres se lo saltan por el mero hecho de no saber exactamente qué es este producto y qué beneficios tiene para la piel.

El tónico facial es una loción que se debe utilizar justo después de la limpieza de tu cara y antes de aplicar la crema para hidratarla no te olvides de tu maravilloso protector solar ya que se encargara de cuidar de tu piel contra los rayos del sol.

Como se ha señalado, mucha gente pasa directamente de limpiar su rostro a hidratarlo y se saltan así la aplicación del tónico al no considerarlo importante, pero están equivocados.

Beneficios Del Tónico Facial

Este producto elimina posibles restos del producto que hayas usado para desmaquillarte y prepara tu rostro para el siguiente tratamiento, que es la aplicación de la crema o el sérum.

Al aplicar el tónico, tu piel percibirá en mayor grado los beneficios del sérum o crema hidratante que utilices habitualmente. Y es que el tónico facial tiene muchos beneficios:

– Refresca, hidrata y equilibra la piel, preparándola para recibir correctamente el tratamiento posterior.

– Cierra los poros de tu piel.

– Restablece el pH del cutis que se ve alterado al haber sido sometido a una limpieza, ya sea con leche limpiadora, gel o agua micelar.

– Revitaliza los tejidos al mismo tiempo que los rejuvenece.

– Gracias al efecto tonificante en la piel, aumenta el riego sanguíneo en las zonas donde se aplica: rostro, cuello y escote.

– El tónico beneficia además la piel y los sentidos gracias a su aroma y textura.

– Puede utilizarse en cualquier momento del día simplemente para refrescar la piel y rehidratarla.

cual es la limpieza facial

Orden En Una Limpieza Facial

Y aunque se suele decir que el orden de los factores no altera el producto, en la limpieza facial sí. Cada producto prepara la piel para el tratamiento posterior por lo que es muy importante ser conocedora de qué orden debes llevar a la hora de aplicar tus productos durante tu ritual de limpieza facial:

  1. Desmaquilla tu piel con agua micelar, leche limpiadora, toallitas desmaquillantes o el producto que más te funcione.
  2. Tónico facial. Es aquí cuando debes aplicar este producto tan importante. Una vez se haya secado tu piel, distribuye el tónico en un disco de algodón.

Reparte así el tónico por tu rostro, cuello y escote mediante ligeros toquecitos o movimientos suaves en círculo.

Como se ha señalado, el tónico eliminará así de tu piel los restos del producto anterior y dejará tu piel fresca y preparada para lo siguiente.

El tónico se debe usar en rostro, cuello y escote El tónico se debe usar en rostro, cuello y escote

  1. Sérum. Si tienes costumbre en utilizar un sérum, debes aplicarlo justo después del tónico en pequeñas cantidades por el cuello y el rostro.
  2. Contorno de ojos. Aplícalo en tu dedo anular y con suaves toquecitos repártelo por el contorno de tus ojos.
  3. Crema hidratante. Es el último paso de toda rutina de limpieza facial y uno de los más importantes: aplicar la crema que mejor vaya con tu piel por todo tu rostro.

Si en tu rutina de limpieza solo utilizas desmaquillante, tónico y crema, deberás esperar a que el tónico haya sido absorbido por la piel para aplicar la crema sobre la piel seca.

Tipos De Tónico Facial

Al igual que existen cremas y desmaquillantes que funcionan mejor o peor según tu tipo de piel, ocurre lo mismo con el tónico facial. Existen una gran cantidad de tónicos en el mercado, pero solo unos pocos irán bien con tu piel:

– Para pieles secas y/o sensibles, deberás utilizar un tónico suave con extractos naturales, como el extracto de cereza o de moringa, que tonificará tu piel y eliminará de ellas todas sus impurezas.

– Para pieles de normales a mixtas, lo mejor es un tónico refrescante que incluye flor de loto y extracto de moringa. Con este producto tu piel lucirá muy limpia y sin ningún tipo de impurezas.