Taza de café con cafeína

La cafeína es una sustancia que se encuentra en las hojas, semillas y frutos de más de 63 especies de plantas en todo el mundo. Las personas disfrutan con regularidad de productos con cafeína como el té o café. Si acostumbras a consumir estos productos con regularidad y moderación, te recomendamos unirte a los rewards de Starbucks y consumir tus bebidas con o sin cafeína mientras acumulas puntos.

Esta sustancia actúa como estimulante para retrasar temporalmente la fatiga, lo cual puede causar insomnio en personas susceptibles. A su vez, se ha demostrado que actúa como un diurético suave, lo que significa que te hace perder peso. 

Existen muchos conceptos erróneos sobre este componente alimenticio. Aquí te contamos los mitos más comunes sobre la cafeína que debes dejar de creer.

Tazas de café

Mitos sobre la cafeína

Los efectos de la cafeína son adictivos

Realidad: La cafeína no es adictiva. Cuando el consumo regular de cafeína se detiene abruptamente, algunas personas pueden experimentar dolores de cabeza, fatiga y somnolencia. Estos síntomas suelen durar un par de días y se pueden controlar fácilmente reduciendo gradualmente la ingesta.

Aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca

Realidad: Muchos estudios han demostrado que este producto no aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, no tiene ningún efecto negativo sobre el colesterol o el corazón. 

Un ligero aumento de la presión arterial se ha relacionado con el consumo de cafeína en personas sensibles a ella. Aunque, este aumento es similar al resultante de la actividad normal, como subir escaleras. Aún así, los hipertensos deben consultar a su médico sobre su consumo.

Puede provocar cáncer

Realidad: Existe suficiente evidencia científica para demostrar que la cafeína no aumenta el riesgo de cáncer. Dos estudios a gran escala en Noruega y Hawaii, que incluyeron a más de 20.000 personas, no encontraron relación entre el consumo regular de café/té y el riesgo de cáncer.

Puede aumentar el riesgo de osteoporosis

Realidad: Hay estudios que sugieren que puede aumentar la pérdida de calcio. Sin embargo, se ha encontrado que es una pérdida mínima y esta sustancia en el límite no parece afectar el equilibrio del calcio o la densidad ósea. Cada vez más estudios han confirmado que la ingesta de cafeína no es un factor de riesgo para la osteoporosis.

Las mujeres embarazadas no deben consumir cafeína 

Realidad: Diversos estudios han examinado los efectos de este componente sobre los factores reproductivos. El consumo moderado de esta sustancia es seguro para una mujer embarazada y su feto. Se aconseja que consuman con moderación (300 mg o menos al día).

Afecta negativamente la salud de los niños

Realidad: Los cuerpos de los niños tienen la misma capacidad que los adultos para procesar la cafeína. Se ha demostrado que los alimentos y bebidas que contienen cafeína, cuando se consumen con moderación, no tienen efectos detectables en niños. Aunque en los niños sensibles, las dosis elevadas pueden provocar efectos temporales como irritabilidad, excitabilidad o ansiedad.