el azúcar en el cuerpo

El azúcar está presente en la mayoría de productos que consumes a diario. No sólo está en los dulces ya que lo puedes encontrar en el pan o en la salsa de tomate.

Es importante por tanto el leer las etiquetas de los diferentes productos y saber identificar algunos sinónimos del azúcar, como es el caso de glucosa o dextrosa.

Los expertos en nutrición advierten del peligro que tiene el azúcar para la salud, ya que una ingesta excesiva de la misma puede provocar enfermedades como la diabetes, la obesidad o el cáncer. Hay una serie de señales que pueden llegar a advertirte de que el consumo de azúcar no es bueno para tu salud.

Dolor de cabeza

Es probable que no te siente nada bien el azúcar, si después de ingerirla, sufre dolores de cabeza y algo de somnolencia. Ello debe a la incidencia que puede llegar a provocar el azúcar en el aparato digestivo.

El desequilibrio que se produce a nivel intestinal, va a alterar el estado emocional de la persona, causando un gran cansancio, además de ciertas molestias en la cabeza.

Actualmente no solo sabemos que las grasas no son el culpable, sino también que los carbohidratos en general tampoco lo son: los alimentos refinados y concretamente el azúcar blancoes uno de los grandes problemas, y no solo por su uso como método para endulzar alimentos (como el café)

Sino más bien en su forma de azúcar añadido a los alimentos refinados (aunque, por otro lado, los alimentos que se publicitan como “sin azúcar añadido” tampoco suelen ser una buena opción).

azúcar y tu cuerpo

Problemas en el estado de ánimo

Son muchos los estudios los que señalan que el consumo de azúcar puede llegar a tener cierta incidencia en el estado depresivo de una persona. Se ha podido demostrar que muchas personas sufren continuos cambios en su estado de ánimo, después de tomar algo de azúcar.

Lengua blanca

Una señal inequívoca de que una persona debe tomar menos cantidad de azúcar, es el hecho de que tenga la lengua blanca.

Ello se debe a que las bacterias que habitan en tal zona del cuerpo se terminan alimentando de los restos del azúcar ingerido, dando lugar a dicha capa blanquecina. Para evitar ello, es aconsejable el dejar de comer azúcares y el llevar una buena higiene buco-dental.

Alternativas al azúcar

Si notas como el consumo de azúcar no te sienta nada bien, es el momento de cambiar de hábitos y optar por algunas alternativas al azúcar bastante saludables:

La miel es rica en fructosa mucho más saludable que los azúcares refinados. Puedes usar la miel a la hora de realizar algún que otro postre o tomarla con queso y conseguir una buena combinación a base de proteínas.

El melón aporta una serie de azúcares bastante saludables para el organismo. Una buena opción puede consistir en tomar un trozo de melón junto a unas lonchas de jamón.

Los dátiles están muy de moda en la actualidad, debido a que son una maravillosa alternativa frente al azúcar blanco. Los dátiles son perfectos a la hora de endulzar cualquier postre que quieras preparar.

Los expertos aconsejan este tipo de azúcares con alguna fuente de proteínas y conseguir una mejor absorción por parte del organismo. Si los tomas una media hora antes de hacer ejercicio físico, son perfectos para darte energía y para fijar de mejor manera toda la masa muscular.

Aprovecha las ofertas buen fin que se aproximan para que compres todos tus endulzantes que necesites para que siempre estés listo.

Cómo preparar un azúcar natural y sana

El sirope de dátiles es muy sencillo de hacer y te ayudará a tener un azúcar saludable y nada refinado. Basta con poner los dátiles en remojo durante toda la noche y triturarlos muy bien junto a un par de cucharadas de cacao desgrasado.

El jarabe de stevia es otro tipo de azúcar natural que puedes hacer en casa. Basta con infusionar unas hojas de stevia, colar y dejar enfriar unas horas.

Como te comentamos antes, la miel es un producto perfecto como sustituto del azúcar. Puedes conseguir un toque a naranja ideal para endulzar tus postres favoritos.

Basta con meter una ralladura de naranja en un cazo con un poco de miel al baño maría. Dejar enfriar y almacenar la miel para usarla cuando lo consideres conveniente.