las mascarillas y el coronavirus

¿Pueden las mascarillas ayudar a hacer más lenta la trasmisión del coronavirus (SARS-CoV-2) que causa la COVID-19? Sí, las mascarillas, combinadas con otras medidas preventivas como lavarse las manos con frecuencia y el distanciamiento físico, ayudan a hacer más lenta la trasmisión del virus.

Entonces, ¿por qué no se recomendó usar mascarillas al comienzo de la pandemia? En ese momento, los expertos todavía no sabían hasta qué punto la gente con la COVID-19 podía contagiar el virus antes de presentar síntomas.

Tampoco se sabía que algunas personas que tienen la COVID-19 no presentan ningún síntoma. Los dos grupos, sin saberlo, pueden contagiar a otros con el virus. Es por eso que debes tomar las medidas de seguridad necesarias y cuidar a los más pequeños de la casa y a toda la familia.

Estos descubrimientos llevaron a organizaciones de salud pública a cambiar radicalmente de opinión en cuanto a usar mascarillas.

¿Cómo funcionan los diferentes tipos de máscaras?

Mascarillas quirúrgicas

También conocidas como mascarillas clínicas, las mascarillas quirúrgicas son descartables, no quedan ajustadas, y protegen la nariz y la boca del que la usa del contacto con gotitas, salpicaduras y aspersiones que puedan contener microbios.

Las mascarillas quirúrgicas también filtran las partículas grandes en el aire. Pueden proteger a otros al reducir la exposición a la saliva y las secreciones respiratorias de la persona que la usa.

las mascarillas y su protección

Mascarillas N95

En realidad son un tipo de respirador, y las mascarillas N95 ofrecen más protección que una mascarilla quirúrgica porque pueden filtrar tanto las partículas grandes como las pequeñas al inhalar la persona que la usa.

Como el nombre lo indica, la mascarilla está diseñada para bloquear el 95 % de las partículas muy pequeñas.

Algunos N95 tienen válvulas que hacen que sea más fácil respirar a través de ellas. Con este tipo de mascarilla, el aire no filtrado se libera cuando la persona que la usa exhala.

Los proveedores de atención médica deben entrenarse y pasar un examen para confirmar que la mascarilla sella bien antes de usar un respirador N95 en el trabajo.

Al igual que las mascarillas quirúrgicas, la intención es que las N95 sean descartables. Pero los investigadores están haciendo pruebas para encontrar maneras de desinfectar las mascarillas N95 para que se puedan volver a usar.

Algunas mascarillas N95, e incluso algunas de tela, tienen válvulas de una vía que hacen que respirar a través de ellas sea más fácil.

Pero como la válvula libera aire no filtrado cuando la persona que la usa exhala, este tipo de mascarilla no evita que la persona que la lleva trasmita el virus. Por esta razón, algunos lugares prohíben usarlas.

Mascarillas de tela

La intención es que la mascarilla de tela atrape las gotitas que se liberan cuando la persona que la usa habla, tose, o estornuda. Pedirles a todos que se pongan cubrebocas de tela puede ayudar reducir la trasmisión del virus por la gente que tiene la COVID-19, pero no lo sabe.

Es muy probable que las mascarillas de tela reduzcan la trasmisión del virus de la COVID-19 cuando su uso es generalizado en lugares públicos.

Y los países que requirieron uso de mascarillas, pruebas de detección, aislamiento, y distanciamiento físico temprano en el curso de la pandemia han tenido éxito en reducir la trasmisión del virus.

Cómo ponerse las mascarillas de tela

Estos son unos consejos para ponerse y quitarse la mascarilla de tela:

-Lávate o desinfecta las manos con gel antibacterial 60ml super practico antes y después de ponerte y quitarte la mascarilla.

-Cubre la boca y la nariz con la mascarilla.

-Átala detrás de la cabeza o detrás de las orejas, y asegúrate de que quede bien ajustada.

-No toques la mascarilla cuando esté puesta.

-Si la tocas accidentalmente, lávate las manos o límpialas con desinfectante.

-Si la mascarilla se moja o se ensucia, cámbiala por otra limpia. Pon la mascarilla usada en una bolsita que se cierre hermética hasta que puedas lavarla.

-Quítate la mascarilla desatándola o levantando la parte que va alrededor de la oreja, y sin tocar la parte delantera de la máscara ni la cara.

-Lávate las manos inmediatamente después de quitarte la mascarilla.

-Lava la mascarilla regularmente con agua y jabón, a mano o en la lavadora. Se puede lavar junto con otra ropa.