estrés en jóvenes

Hoy en día es habitual encontrarse con estudiantes que sufren ansiedad ante los exámenes. Esta ansiedad consiste en un conjunto de reacciones emocionales negativas, que producen un sentimiento de malestar que puede darse a la hora de estudiar (ansiedad anticipatoria) o durante el propio examen (ansiedad situacional).

Además, los efectos de esta ansiedad se producen a nivel fisiológico, psicológico y emocional y muchas veces ni la familia ni el profesorado le dan la importancia que realmente tiene.

Por lo tanto, es clave saber identificar cuando un estudiante está sufriendo esta situación y es importante conocer qué técnicas o pautas podemos seguir, para sentirnos relajados ante cualquier tipo de examen.

Posibles causas del estrés en exámenes:

En general, un exámenes puede ser un estímulo estresante percibido por muchos estudiantes como amenazante.

Las causas de que se produzca una elevada ansiedad frente a una situación de examen pueden ser diversas, pero en la mayor parte de los casos, aparece un agente real o percibido que activa la ansiedad.

Por otro lado, la falta de preparación puede producir altos niveles de ansiedad: hay estudiantes que tienen falta de habilidad para el estudio, se distraen con facilidad y distribuyen mal el tiempo.

Sin embargo, otros estudiantes si tienen habilidad para el estudio, pero utilizan estrategias muy superficiales que no ayudan a retener la información de una manera apropiada, por ejemplo aprenden de memoria los contenidos sin haberlos comprendido ni relacionado con información que hayan retenido con anterioridad.

Consecuencias De La Ansiedad En Los Exámenes

La ansiedad que se produce ante un examen es perjudicial para cualquier estudiante que la sufra ya que puede alterar su ritmo de vida, su rendimiento académico y sus expectativas de éxito. El hecho de no descansar bien provoca que los jóvenes tengan más ansiedad a la hora de hacer sus actividades.

Las consecuencias que se pueden producir a nivel cognitivo son muchas, entre ellas destacamos que la ansiedad disminuye la capacidad de atención y de procesamiento de información, dificultando la habilidad de memorización y de retención.

ansiedad en jóvenes durante el exámenes

¿Qué Técnicas Podemos Utilizar Para Reducir La Ansiedad?

La exposición a este tipo de situaciones es la estrategia clave para enfrentarte al malestar producido y tratar de aliviarlo. Opta por un medicamento que favorezca tu sistema nervioso para controlar los niveles de estrés Neurobion es tu mejor opción.

Si estas pensando en no presentarte a un examen, ¡olvídate! Las conductas de evitación no te ayudarán a desarrollar las habilidades para afrontar la ansiedad, debes darte tiempo ya que este afrontamiento sigue un proceso gradual, es decir, lograrás sentirte mejor cuando te expongas a más de una o dos situaciones estresantes.

Además, comenzarás a sentir más confianza cuando aprendas a reconocer qué tipo de emociones acompañan a tu respuesta de ansiedad frente a los exámenes. Esto te ayudará a detectar la aparición de la ansiedad y es entonces cuando podrás utilizar herramientas para solventarla como:

Respiración abdominal

Consiste en respirar muy fuerte y de forma pausada, llenando los pulmones en su totalidad desde el abdomen.

Puede ser útil pensar que cuando coges aire estás absorbiendo todas las emociones negativas y cuando sueltas el aire estás expulsando todas las sensaciones desagradables que te producen. Tras repetir tres o cuatro veces esta secuencia, notarás alivio y un mayor nivel de relajación.

Concéntrate en la respiración

Siéntate en un lugar cómodo y comienza a respirar profunda y lentamente. Cuando notes que tu cuerpo se ha acostumbrado a esta respiración, cierra los ojos y piensa en una persona o situación que te haga sentirte relajado. Hazlo durante 10 minutos.

Relajación durante el examen

Si sientes mucha ansiedad es adecuado cerrar los ojos y tratar de relajar tu cuerpo y mente mediante la respiración. Puedes hacer pausas breves durante el examen para estirar tus extremidades o cambiar la posición corporal. Es importante mantener un ritmo de respiración lento y regular.