La pizza ha sido un elemento básico de la herencia y la cultura italiana que se remonta al siglo XVI. A partir de ahí, impregnó el mundo, interpretado y servido de diversas formas y disfrutado por casi todos.

¿Cómo es realmente la auténtica pizza italiana? ¿Qué cualidades la convierten en el delicioso y célebre platillo que todos conocemos y amamos? Así es como es realmente disfrutar de una deliciosa porción de pizza en Italia.

pizza italiana

Una pizza por persona

En primer lugar, ya sea que estés sentado junto al mar en Sicilia, admirando la campiña toscana u observando las luces parpadeantes del Coliseo al caer la noche, encontrarás que las pizzas italianas no se sirven como una porción, sino más comúnmente como una pizza entera

Aunque puedes descubrir que cada comuna en Italia tiene sus propios ajustes y estilos personales, es probable que tengas que comerlo tú mismo.

A menudo, cuando las personas piden una pizza, esperan compartir. Sin embargo, en Italia, cada persona tendrá su propia pizza e intercambiará piezas alrededor de la mesa.

La pizza italiana es de masa delgada

Cuando visites Italia, no olvides este consejo al pedir pizza: uno de los conceptos erróneos sobre la pizza italiana es que tiene un estilo de plato hondo.

De hecho, la corteza es uno de sus componentes más importantes. Es tradicionalmente fina pero con una consistencia esponjosa.

Dentro de la corteza se encuentra el sabor característico y la textura excepcional de la pizza italiana.

Los cocineros dan mucha importancia a la cantidad de levadura fresca y harina necesaria para preparar esta base perfecta.

La corteza se estira a mano y se cocina a temperaturas extremadamente altas en un horno de leña para lograr esa impecable calidad de acabado.

La salsa en la pizza italiana

La salsa es el siguiente factor importante y generalmente se hace con tomates italianos locales, la mayoría de las veces San Marzano. Son cultivados meticulosamente en una rica tierra italiana y mezclados con una variedad de hierbas bien repartidas.

Otra rareza es que esta salsa no se cocina junto con las otras coberturas, sino que permanece fresca y fría sobre la corteza.

En algunas versiones, la pizza italiana se sirve completamente sin salsa, llamada bianca, y en su lugar se rocía ligeramente con aceite de oliva.

Los ingredientes de la pizza italiana

Los ingredientes pueden ser una de las propiedades más sorprendentes que distingue a la auténtica pizza italiana de sus recreaciones e imitaciones.

En lugar de pequeñas rodajas de pepperoni o una pizca de queso rallado, encontrarás prosciutto o trozos de mozzarella de búfala pegajosa.

También hay un nicho completo de coberturas que son difíciles de conseguir en cualquier otro lugar del mundo, como berenjena, alcachofas, calabaza y alcaparras saladas.

Pero si tienes suerte, puedes encontrar uno (o todos) estos ingredientes en tu pizzería favorita; ahora es más fácil pedir una pizza desde la comodidad de tu hogar. Solo tienes que descargar tu app delivery favorita y pedir los alimentos que más te gusten.

El aceite de oliva es fundamental en la pizza italiana

Por último, las pizzas a menudo se cubren con una delicada llovizna de aceite de oliva para brindar una uniformidad suave y luego una dispersión de albahaca de hoja aromática.

Cuando te acerques a tu primera experiencia probando una pizza italiana auténtica, evita pensar que será la versión superior de tu porción favorita en casa.

La verdadera pizza italiana es una entidad robusta y apetitosa por sí misma y es incomparable con cualquier idea preconcebida de la comida que puedas tener.

Sumérgete en la ocurrencia única que es cenar en Italia con una de sus creaciones más especiales y honradas.