Persona preparando una ensalada

¿Sientes que tu ritmo de vida ya no es el mismo? ¿Tu salud no ha estado bien en los últimos meses? ¡Es momento de un cambio real! Te recomendamos seguir leyendo para conocer los mejores tips para llevar una vida saludable: 

Come una variedad de alimentos

Para una buena salud, necesitamos más de 40 nutrientes diferentes, y ningún alimento individual puede suministrarlos a todos. ¡No se trata de una sola comida, se trata de una elección equilibrada de alimentos a lo largo del tiempo que marcará la diferencia!

Un almuerzo alto en grasa podría ser seguido por una cena baja en grasa. Después de una gran porción de carne en la cena, ¿quizás el pescado debería ser la opción del día siguiente?

 

Reemplaza las grasas saturadas con grasas no saturadas

Alimentos de grasas no saturadas para una vida saludable

Las grasas son importantes para una vida saludable y el buen funcionamiento del cuerpo. Sin embargo, demasiado puede afectar negativamente nuestro peso y la salud cardiovascular.

Diferentes tipos de grasas tienen diferentes efectos sobre la salud, y algunos de estos consejos podrían ayudarnos a mantener el equilibrio correcto:

  • Deberíamos limitar el consumo de grasas totales y saturadas
  • Comer pescado 2-3 veces a la semana
  • Al cocinar, debemos hervir, cocer al vapor u hornear, en lugar de freír

 

Disfruta muchas frutas y verduras

Las frutas y verduras se encuentran entre los alimentos más importantes para darnos suficientes vitaminas, minerales y fibra. Deberíamos tratar de comer al menos 5 porciones al día.

Por ejemplo, un vaso de jugo de fruta fresca en el desayuno, tal vez una manzana y un trozo de sandía como bocadillos, y una buena porción de diferentes verduras en cada comida. Dentro de esto, te recomendamos complementar con cápsulas antigripales, así tu sistema inmunológico se mantendrás estable.

 

Reduce la ingesta de sal y azúcar

Una ingesta alta de sal puede provocar presión arterial alta y aumentar el riesgo de alguna enfermedad cardiovascular. Existen diferentes formas de reducir la sal en la dieta:

  • Al comprar, podríamos elegir productos con menor contenido de sodio
  • Al cocinar, la sal se puede sustituir por especias, lo que aumenta la variedad de sabores y sabore.
  • Al comer, ayuda a no tener sal en la mesa, o al menos no agregar sal antes de probar.

 

Come regularmente y controla el tamaño de la porción

Saltarte las comidas, especialmente el desayuno, puede conducir a un hambre descontrolada, lo que a menudo resulta en una sobrealimentación impotente.

Los refrigerios entre comidas pueden ayudar a controlar el hambre y tener una vida saludable, pero los refrigerios no deben reemplazar las comidas adecuadas.

Para los refrigerios, podríamos elegir yogurt, un puñado de frutas o verduras frescas o secas, nueces sin sal o tal vez un poco de pan con queso.

 

Bebe muchos líquidos

¡Los adultos necesitan beber al menos 1,5 litros de líquido al día! O más si hace mucho calor o si están físicamente activos. El agua es la mejor fuente, por supuesto, y podemos usar agua del grifo o mineral , con gas o sin gas, simple o con sabor.

Los jugos de frutas, el té, los refrescos, la leche y otras bebidas pueden estar bien, de vez en cuando pero lo mejor siempre será el agua simple, lo que te ayudará a estar hidratado y a mejorar tu digestión, entre otros beneficios.

 

¡Ponte en movimiento, hazlo un hábito!

La actividad física es importante para personas de todos los rangos de peso y condiciones de salud. Nos ayuda a quemar las calorías adicionales, es bueno para el corazón y el sistema circulatorio, mantiene o aumenta nuestra masa muscular, nos ayuda a concentrarnos y mejora el bienestar general de la salud.

¡No tenemos que ser los mejores atletas para ponernos en movimiento y llevar una vida saludable! Se recomiendan 150 minutos por semana de actividad física moderada, y puede convertirse fácilmente en parte de nuestra rutina diaria.

Todos podríamos:

  • Usar las escaleras en lugar del elevador,
  • Sal a caminar durante el almuerzo
  • Haz tiempo para una actividad familiar de fin de semana

¿Estás listo para llevar una vida saludable de verdad? Sabemos que luego cuesta trabajo pero los resultados, ¡lo valen! Verás que te sentirás mejor y contagiarás a toda tu familia.