Mujer dormida
Salud y Bienestar

5 consejos para dormir mejor

No dormir bien puede ocasionar desconcentración en el trabajo, fatiga, mal humor y más.  Checa estos consejos para dormir mejor y mejorar tu estilo de vida.

No es de extrañar que la calidad del sueño a veces sea difícil de alcanzar. Pero es importante saber que hay que evitar alimentos y hábitos para dormir mejor.

Sigue un horario de sueño

Reserva no más de ocho horas para dormir. La cantidad recomendada de sueño para un adulto sano es de al menos siete horas.

La mayoría de las personas no necesitan más de ocho horas en la cama para lograr este objetivo.

Si no lograr conciliar el sueño cuando te lo propones, un ayuda como las flores de bach para dormir pueden ser un aliado perfecto para el descanso perfecto.

Para dormir mejor, acuéstate y levántate a la misma hora todos los días.

Trata de limitar la diferencia en tu horario de sueño entre semana y fines de semana a no más de una hora.

Presta atención a lo que comes y bebes

No te vayas a la cama hambriento o demasiado lleno. En particular, evita las comidas pesadas o abundantes dentro de un par de horas antes de acostarse.

Para dormir mejor es clave evitar durante la noche: la nicotina, la cafeína y el alcohol principalmente.

Los efectos estimulantes de la nicotina y la cafeína tardan horas en desaparecer y pueden causar estragos en el sueño de calidad.

Crea un ambiente tranquilo

Crea una habitación ideal para dormir. A menudo, esto significa frío, oscuro y tranquilo.

La exposición a la luz puede hacer que sea más difícil quedarse dormido.

Evita el uso prolongado de pantallas emisoras de luz justo antes de acostarte. Considera el uso de pantallas oscuras, tapones para los oídos, un ventilador u otros dispositivos para crear un entorno que se adapte a sus necesidades.

Hacer actividades relajantes antes de acostarte, como tomar un baño o usar técnicas de relajación, puede promover un mejor descanso.

Limita las siestas durante el día

Las siestas largas durante el día pueden interferir con el sueño nocturno. Si eliges tomar una siesta, limítate hasta 30 minutos y evita hacerlo tarde en el día.

Sin embargo, si trabajas de noche, es posible que necesites tomar una siesta tarde en el día antes del trabajo para ayudar a compensar tu deuda de sueño.

Incluye actividad física en tu rutina diaria

La actividad física regular puede promover un mejor sueño. Sin embargo, evita estar activo demasiado cerca de la hora de acostarse.

Pasar tiempo al aire libre todos los días también puede ser útil. El ejercicio es clave para dormir mejor.

Mejorando algunos hábitos en el día a día pueden ser un factor clave para dormir mejor y de esta forma tener un mejor rendimiento no solo en el trabajo sino en tus relaciones sociales y desde luego sentirte más feliz.